Páginas

Seguidores

lunes, 28 de octubre de 2013

Capitulo 1

Gracias a Ainhoa por inspirarme por Whatsapp a escribir historias


"¡Triiin triiin!" suena el despertador, comenzaba otra vez la rutina, esa rutina de tener que  levantarte todos los días a las siete de la mañana para ir a escuchar las explicaciones interminables y aburridas de los profesores, de volver a ver a los bobos de mi clase,... todo era malo en aquel momento.
El despertador sigue sonando, me tapo la cabeza con la almohada por no apagar el maldito pitido, pero se escucha igual mente. Me quito la almohada de la cara, y enfadada ya de por la mañana le doy un gran golpe al despertador, lo que hace que ese insoportable pitido pare, pare para siempre.
Me levanto de la cama, quitándome de encima la suave y fina sabana, y dejándola a un  lado. Me acerco a la ventana, empiezo a subir la persiana, la gran y pesada persiana, agarro de aquella cuerda que va con la persiana y tiro lo mas fuerte que puedo. Con un solo impulso, la persiana esta arriba. Había sol, los fuertes rayos entraban a mi habitación, y algunos me daban en la cara, lo que me hizo cerrar los ojos.
Me acerco al armario, saco unas prendas simples, y me lo visto rápidamente, y hago las típicas cosas que se hacen a la mañana, voy a la cocina, desayuno, voy al baño, me peino, me lavo la cara, me limpio los dientes,... Me dirijo a mi habitación a por la mochila, me la pongo en la espalda, y me dirijo al insti.

Salgo del portal. Las luces de las farolas siguen encendidas, asta dentro de poco, por lo del cambio de hora. Voy andando lentamente, y de repente alguien me agarra.

-¿Que tal el verano Susi?

Reconocí esa voz rápidamente, Markel, era un año mayor que yo, y los dos vivíamos en la misma calle, con lo cual íbamos los dos juntos al insti. Era el típico chico guapo, buenorro con músculos, que tenia a todas las chicas o chavalas por detrás. Muchas veces me solían decir que tenia suerte, suerte de andar con el, aunque para mi es una persona normal como las demás, y no siento absolutamente nada hacia el. Era gracioso, majo, listillo, cabello castaño, ojos verdes pero bastante oscuros, un cuerpo bien formado,...

-¿Te tengo que recordar todos los días del año que no me llames Susi?-le pregunto con una sonrisa en la cara.

-Mmm... espera, déjame pensar... si.

Los dos nos reímos.
Me contó todo lo que hizo en verano, aunque no me interesaba absolutamente nada, ya que el en cualquier momento podía esta en un yate, y yo en esta maldita ciudad. En un instante, el se callo.

-Así que ya cuarto de la ESO-le digo seriamente.

-Si y tu tercero.

-Pero tercero es tercero, y cuarto es cuarto.

-¿A donde quieres llegar Susi?

-El año que viene no podremos ir juntos al insti, tu iras una hora después.

El sonríe.

-No me importaría nada acompañarte y luego volver.

Yo sonrió.

-No, no hagas eso.

El me agarra.

-Susi, somos amigos desde siempre, yo haría lo que fuera por ti.

Habíamos llegado al insti, cuando escuche lo que dijo Markel le doy un beso en la mejilla, y me acerco a donde mi mejor amiga. Lucia, tenia el cabello de color negro como el carbón, los ojos verdes como la hierva en primavera, los labios rojos igual que la sangre y la piel pálida. Me acerque a ella, cuando me vio soltó un chillido junto con un saltito, y me abrazo.

-¿Susan, que tal el verano? Estas preciosa-me dice.

-Lo de preciosa te lo ahorras, porque aquí la única preciosa eres tu.

Las dos nos reímos. Suena el timbre del instituto y rápidamente entramos a clase. Las dos nos pusimos alado, y nos sentamos. Entran nuestros compañeros, haciendo el tonto, y la pija de mi clase, ya gritando como una bruja y limpiando el suelo con su ropa, mientras que se esta tumbada en el suelo, intentando hacerse notar.
Todos nos sentamos en nuestro sitio, entra un profesor, era nuevo, o por lo menos, yo nunca lo había visto, mire a  Rosa, la pija de mi clase -se que ese nombre no es muy adecuado para una pija- se quedo hipnotizada al ver a aquel profesor, rubio, ojos negros y tenia un cuerpo espectacular, tenia que admitir que si, que era guapo, pero a mi no me ponía cachonda en ningún momento.

-Buenas-dice el profesor.

-¡Buenas!-gritamos todos.

-Bueno, me llamo Sam, y este año seré vuestro tutor, también os daré tecnología e informática.

Rosa seguía hipnotizada.

-¿Alguna pregunta?¿No? Pues ahora voy a pasar la lista para ver si estáis todos.

Empezó a pasar la lista, todos levantamos la mano, de repente apareció el nombre "Rosa", ella no levanto la mano porque seguía en estado de "shock", si se le puede llamar así.

-¿Rosa?-pregunto Sam.

-¡Aquí!-digo señalándola.

-Muchas gracias, emmm...

-Susan.

-Muchas gracias Susan.

Había pasado tanto tiempo pasando la lista y explicando sus cosas que de repente sonó el timbre. Todos nos levantamos rápidamente para ir al recreo. Lucia y yo llegamos al patio, y nos sentamos en un banco.

-El me gusta-me dijo Lucia, yo la mire.

-¿Quien?

-Markel.
Yo la mire asombrada, el año pasado lo odiaba.

-¿Markel?-le pregunto.

-Si.

Casualidad salían los de curto, entre ellos Markel, el me miro y con una sonrisa en la cara me saludo haciendo el bobo.
Yo pensaba que iría al frontón junto con sus amigos, pero me equivoque, venían hacia donde nosotras.
-Hola Susi y Lucia-dice Markel.

-¿Nunca dejaras de llamarme así, no?-le pregunto.
-No.
Mire a sus amigos, había uno, uno que me pareció hermoso, tenia el cabello castaño, con unos ojos azules como el cielo, y un cuerpo, pues normal, o por lo menos eso hacia ver la ropa que llevaba puesta.
Sentí algo diferente dentro de mi, el corazón me palpitaba a mil por hora, me empezó a doler la tripa,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...